Hermandad del Rocío de Jerez

29 Abril 2009

IGNACIO, UN BUEN CRISTIANO DE PROFUNDAS CONVICCIONES - DESCANSE EN PAZ

Archivado en: General — Adrián Selma @ 10:45

Me cuesta trabajo, porque se nubla la vista, de tomar la pluma y escribir estas notas de recuerdo para el que fuera mi Teniente de Hermano Mayor, Ignacio Muñoz Benítez (q.s.G.h) Pero hay que sobreponerse y aceptar el tránsito como una realidad incuestionable; una meta para el cristiano, como el era. Ejemplar.

Cuando inicié a componer los miembros que formaría mi futura Junta de Gobierno, el cargo de Teniente de Hermano Mayor era el que mas quebraderos de cabeza de daba. El Teniente debería ser mi alter ego. La persona que dado el caso de que yo por distintas razones no pudiese continuar, me sustituiría. Además debería ser una persona integra y de probadas virtudes cristianas que me pudiese aconsejar y de la cual pudiese obtener opiniones para conducir la Hermandad.

Después de meditar y recorrer mentalmente los Hermanos que reuniesen dichas cualidades, seleccioné a Ignacio. Se lo propuse a sabiendas de tal vez la maldita enfermedad que ya había hecho presa en su carne podría jugarnos una mala pasada.

Estaba recién recuperado de una severa intervención de pulmón y creíamos ambos que ese había sido el punto de inflexión de su mal. Se regocijó pensando que la Santísima Virgen del Rocío le proporcionaba la oportunidad de devolverle con esta oportunidad de servirla lo mucho que le había pedido su mediación para recuperar su perdida salud.

Y así fue como Ignacio, previa consulta con su adorada esposa Sacramento y con la intervención de su respetado Director Espiritual Fray Alexis, O P, adopto la decisión de aceptar mi propuesta.

Juró el cargo con el resto de la Junta invadido de júbilo. Pero el mal no tardó en hacer su aparición de nuevo y esta vez en un lugar sensible de su anatomía. Tuve el triste privilegio de conocer de primera mano su aparición. Desde ahí, con subidas y bajadas, siempre mas bajadas que subidas su salud fue empeorando.

Ignacio fue un hombre poseedor de virtudes encomiables. Buen cristiano, con una Fe inquebrantable en su amada Virgen del Rocío. Buen padre de familia y mejor esposo que ha sabido inculcar a sus hijos sus mismos valores espirituales. Alegre, buen profesional, amigo fiel de sus amigos.

Ignacio estuvo en la Junta de Gobierno de Rafael Mateos del que fue insustituible colaborador y compañero de innumerables e inocentes travesuras. Tenía un delicioso sentido del humor que contagiaba.

Dios permite que haya estas personas tan notables para que podamos comprobar que estamos hechos a su imagen y semejanza. Para que sean el espejo donde se puedan mirar otros. Para que derrochen felicidad y propaguen la buena semilla. Así son las cosas.

No lloran su ausencia sus hijos. La tristeza se torna en felicidad de pensar que su padre después de impartir una cátedra de cristianismo y un modelo de fe se ha ido por derecho a gozar eternamente de la presencia de Dios.

Sus amadas Vírgenes del Rocío y del Amor y Sacrifico velan sus restos mortales. A los pies de ellas puso María un dulce ramito de flores blancas que se destacaban sobre la saya negra de la de Sacrificio. Blancas como su alma, Blancas de pureza. Blancas como la mirada limpia y pura de su hija que las depositó.

A ti Sacramento que  le voy a decir. Gracias por tu ejemplar entereza. Aférrate a Ella, a tu fe y a tus hijos.  Serán tu bálsamo, tu consuelo, el faro que ilumine tu aun joven vida…

Gracias Ignacio por el ejemplo que nos dado. Gracias por no sucumbir al desanimo. Gracias. Desde hoy tenemos, estoy convencido, un notable intercesor ante la Reina de las Marismas.

Felipe Morenes y de Giles,
Hermano Mayor

Viva Esa Blanca Paloma

1 comentario »

  1. Desde este rincón de nuestra hermandad, no quiero más que incidir en las palabras de Felipe y de otros muchos amigos y buenos conocedores, de nuestro Hermano Ignacio, que resaltan la inquebrantable Fé que tenía y que con toda seguridad lo han llevado ya a Las Marismas Eternas, junto a la Virgen del Rocío. Es difícil, a veces mantenernos firmes cuando se atraviesan momentos tan duros, pero por encima de todo tenemos que pensar en que estamos de la mano de Dios y que siempre nos guía por el Buen Camino.
    Ignacio, nunca te olvidaremos ni de- jaremos de tenerte como ejemplo. Que Dios te guarde en su Gloria.

    Comentario por Raúl Rodríguez — 29 Abril 2009 @ 16:57

Suscripción RSS a los comentarios de la entrada. URI para TrackBack.

Deje un comentario

Gestionado con WordPress